Receta: Crisp Campfire Apple

 

 

PREPARACIÓN:

 

Sobre la fogata matutina precalentar un sartén de hierro fundido. A un costado, cortar las manzanas rojas en rodajas delgadas y esperar. Cuando ya está caliente el sartén, echar las manzanas  y revolver suavemente, tal como si se quisiera seguir el compás de la madera crepitante.

 

Agregar al fuego unas pocas hojas de roble para aromatizar sutilmente la fruta. Lentamente, las manzanas empezarán a ablandarse y a soltar jugo dulce que se irá mezclando con el aroma del bosque de robles. Esperar.

 

Agregar unas ramas de canela y una pizca de clavos de olor. Para potenciar los sabores, se recomienda moler los clavos con la ayuda de un mortero. Esperar.  Respirar profundo, dejar que entre al cuerpo el primer aire fresco de las montañas. El jugo de la manzana se empezará a caramelizar, absorberá el sabor de las especias y el aroma del rocío matinal.

 

Sacar con cuidado del fuego. Agregar unas flores de mandarina para que entreguen la última nota de sabor a las manzanas antes de servir.

 

Disfrutar al lado de la fogata escuchando a lo lejos, el canto del río cordillerano.

 

Por:  Eloísa Silva Valderrama

 

VOLVER ARRIBA