.

 

Enredaderas de hojas verdes y delgadas, adornadas con múltiples flores blancas de aroma sin igual.

 

Cada flor tiene un ciclo de vida corto. Al momento que el capullo se abre dando paso a los pétalos blancos, su aroma viaja por unas horas al mismo tiempo que la flor comienza a cambiar su forma y color. Al final de su viaje, cae a la tierra que le dio la energía para nacer. Una nueva flor blanca toma su lugar y el viaje vuelve a comenzar.

 

Este ciclo pequeño, pero luminoso, da cuenta que flor que toca tierra, aunque ya no esté prendida de su tallo verde, también está cumpliendo un ciclo vital.  No importa su tiempo en vida, el aroma queda como un recuerdo de su estadía.

 

Flor y tierra húmeda. El jazmín es fragancia en seda de flor que se expande por una noche fresca y estrellada. El aire se refresca con notas cítricas de flor de mandarina, y se aquieta con dulce madreselva.

Eloísa Silva Valderrama

VOLVER ARRIBA